TIPOS DE APLICACIÓN

POLIURETANO PROYECTADO (obra nueva)

Formado por dos componentes líquidos, poliol e isocianato, que al mezclarse producen una reacción química exotérmica que forma la espuma en pocos segundos. Se aplica por una proyección. Se endurece al poco, formando una espuma con un porcentaje superior al 90 % de celdas cerradas.

Se puede proyectar tanto por la parte interior de la obra como por la parte exterior. Para las paredes (laterales, fachadas, entre viviendas), cubiertas inclinadas o techos por debajo,  la densidad utilizada es 35 Kg / m3 (en las imágenes, de color verde). En cambio para terrazas, suelos o cubiertas planas donde sea necessario certificar resistencia a la compresión > 200 kpa, la densidad utilizada es 43 kg / m3 que tenga una alta estabilidad dimensional (en las imágenes, de color salmón).

 

Imágenes de proyecciones por interior o por exterior, en diferentes soportes

En la indústria es necesario aplicar la espuma de clasificación al fuego C-s3,d0 (en las imágenes, de color blanco).

Proyección de una rehabilitación. Imágenes donde se muestran todas las proyecciones: paredes y techo (densidad 35 Kg / m3 y de color verde); suelos (densidad 43 kg / m3 y de color salmón).


POLIURETANO INYECTADO (reforma)

Formado por los mismos componentes, poliol e isocianato, se introduce al interior de las cámaras de aire desde abajo hacia arriba, a través de un tubo que es introducido por unos agujeros hechos previamente a la pared (interior o exterior). Por este tubo se inyectan los dos componentes simultáneamente dentro de la cámara, donde se expandirá segundos después hasta quedar la cámara llena. Es la manera de aislar más habitual para las reformas.

La espuma utilizada para la inyección es de una densidad más baja (<20 kg/m3), una conductividad más alta (0,036 W/m.K), de celda abierta y tiempo de expansión más lento. El grosor que se aplicará dependerá del grosor de la cámara.